Ayer una amiga del último proyecto me pasó una serie de fotos de nuestro tiempo en Órgiva. Dos meses en los que trabajamos con Semillistas, una organización maravillosa con la que aprendí mucho y a varios niveles. Al ver las preciosas fotos me acordé de lo alegre y eufórico que me llegué a sentir, pero también de lo duro que llegó a ser. Los últimos meses han sido una montaña rusa de emociones, siendo la distancia entre los puntos álgidos y bajos abrumadora. Pensaba que ya no tendría picos, ¿sabéis? Lo daba por sentado. Tanto esfuerzo en mí mismo y a veces aún me siento en la casilla de salida. Supongo que los problemas de salud mental son así. Te neutralizan y te engañan. A veces es difícil saber cuál de las voces que tengo en mí cabeza es la genuina. Distinguir el yo del resto del ruido es la tarea monumental que me ha tocado en ésta vida. Y Órgiva fue un doloroso recordatorio de que voy a tener que lidiar conmigo mismo toda mi vida. Que vaya a dónde vaya, yo y mi equipaje emocional siempre estarán conmigo. Estoy aprendiendo a soltar lastre.

Liberarme de suciedad en la mente crea espacio para disfrutar de la belleza que me rodea en el momento presente. Conseguí apreciar esa belleza en Órgiva, casi tanto como aquel agosto en Hungría, aunque de modo mucho más intermitente. Cuando conectaba con el lugar todo lo que me rodeaba cobraba vida. La naturaleza danzaba para mí y veía con claridad. Los colores vibraban, los sonidos eran perfectos. Aspiro a vivir en ese estado de forma permanente: atención plena a lo que me rodea. Es el estado que el budismo lleva predicando por siglos, que ahora los modernos llaman «mindfulness».

Estas fotografías son un recuerdo de los puntos álgidos, los cuáles a veces pueden olvidarse o empañarse al entremezclarse con los momentos difíciles. Este es el testimonio de la belleza que presencié, gente con la que viví y conecté. Es un regalo que quiero inmortalizar publicándolas en éste artículo. Espero que os gusten tanto como a mí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *